México es una nación enorme y aun cuando no hay viajes exentos de alguna clase de dificultad, y los viajes internos a veces no son tan fluidos como se desearía, la red de transporte público es cada más sencilla de utilizar y accesible para todos. Existen aeropuertos en las cercanías de todas las ciudades importantes del país. Desde todo el orbe llegan vuelos a por lo menos una docena de aeropuertos internacionales y los vuelos nacionales, son una real alternativa a los desplazamientos realizados por tierra. Y si bien la privatización de los servicios ferroviarios ha hecho que casi no se manejen viajes en tren, ya que buena parte de los viajes en tren se hayan suprimido, la vasta red de autobuses que hay en el país, permite visitar hasta el pueblo más pequeño y apartado.

De cualquier manera, en México, trasladarse en coche es lo más recomendable, ya que nos brinda una mayor flexibilidad en los posibles paseos y lugares para conocer. También destacable, con respecto a cómo llegar a los lugares más destacados de México, es el transbordador que vincula el territorio nacional con la península de Baja California, así como también, otro lo hace con las islas de Cozumel e Isla Mujeres.

El aeropuerto internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, es el corazón del sistema de transporte aéreo nacional. Además, es el principal vínculo de la nación con el mundo entero. Existen vuelos diarios desde la Ciudad de México, con o sin escalas, a las principales capitales del orbe. De los 60 aeropuertos que hay en México, 15 reciben vuelos procedentes de otros países, y otros, si bien están clasificados como internacionales, solo efectúan uno o dos vuelos diarios al extranjero. Los 15 aeropuertos que restan desarrollan únicamente vuelos nacionales.

En el caso específico de los vuelos nacionales, en una nación tan grande como México, se proyectan como una opción sumamente cómoda a los extensos desplazamientos en autobús y en coche, a través del variable territorio azteca. No obstante, por el hecho de que la diferencia en precio entre ambas alternativas es bastante marcada- los viajes en autobús son mucho más económicos que los vuelos nacionales-, lo mejor es utilizar el transporte terrestre, en especial si se vacaciona en México, con un presupuesto limitado.

Por la rica variedad de culturas y tradiciones, ambientes geográficos y destinos turísticos con los que cuenta, es imprescindible saber cómo llegar a los más variados rincones del territorio mexicano.