Si bien existen algunos registros de ferias comerciales realizadas en diferentes sociedades desde tiempos muy antiguos, fue en la Europa de la Edad Media donde verdaderamente se perfilaron como tales y cobraron popularidad. En nuestro país, las ferias más antiguas de los que se tenga noticia se organizaron durante la Colonia, con el propósito de que las provincias novohispanas pudieran poner a la venta o adquirir, artesanías, cabezas de ganado y otras mercancías.

Con el objetivo de hacerlos más atrayentes-considerando que varios comerciantes tenían que recorrer enormes distancias para participar en ellas-las personas que organizaron tales ferias adicionaron motivos de esparcimiento que paulatinamente ocuparon el sitio principal en estos eventos. Varias ferias de esta clase se cambiaron con celebraciones sacras o con actividades comunitarias de corte cívico, posteriormente, asumieron detalles folclóricos y echaron fuertes raíces en el talante de la comunidad.

En nuestros días, las ferias son impulsadas de dinámicas culturales y económicas, bien específicas y por supuesto, ofrecen un tiempo de gran diversión al público visitante. Por lo que se refiere a los festivales, estos tienen su crisol en la cultura helénica. Los griegos fueron los primeros en darle forma a este concepto, como ocasión para presentar las obras de teatro de los poetas en honor de Dionisio. Tales certámenes teatrales congregaban a mucha gente, además de mover las fibras más sensibles de la comunidad por medio de las comedias, farsas, sátiras y tragedias. Mucho después, en la Europa de la Posguerra, también se fomentaron los festivales, para darles a las manifestaciones culturales de todas las naciones un espacio de expresión ajeno a las complicaciones políticas. Esta tendencia paulatinamente llego a los países del continente americano, incluyendo por su puesto a nuestra nación mexicana.

En la actualidad, existen numerosas ferias y festivales de gran relevancia en todo el territorio mexicano. Quienes acudan a estos eventos, los cuales se celebran en los treinta y un estados de México, hallaran espléndidas ocasiones para gozar de la gastronomía, folclor, libros, música, artesanías y muchas otras manifestaciones culturales.

Los mejores eventos en México están clasificados en diferentes categorías: festivales artísticos, ferias gastronómicas, festivales folclóricos, ferias artesanales, fiestas de carnavales, ferias del libro, ferias regionales y celebraciones especiales, como por ejemplo, las de los equinoccios. El medio turístico mexicano está hermanado en gran medida con la celebración de estas ferias y festivales, por la gran convocatoria que generan en los diferentes estados del país.